OVIEDO, 23 (EUROPA PRESS)

El acusado de facilitar una escopeta a un hombre, G.P, que se quitó la vida de un disparo en septiembre de 2019 en Xixún (Siero) ha relatado este martes ante la jueza del Penal número 1 de Oviedo que el fallecido era su amigo y como tal le contó en reiteradas ocasiones “casi a diario” en los últimos días de su vida que quería “suicidarse”. Concretamente le decía que “quería pegarse un tiro y que alguien se llevase el arma para que así culpasen a su ex mujer”. “Yo le dije en todas las ocasiones que no, que yo no iba a ayudarle a meter a un inocente en la cárcel”, ha manifestado.

También ha negado de manera rotunda que le facilitase arma alguna. Así, preguntado si alguna vez vio armas en casa del fallecido ha declarado “que no”, pero ha indicado que “supone que las tendría si todo el rato le decía que quería pegarse un tiro”.

Así, el encausado ha preguntas del fiscal ha relatado que el día antes de la muerte de su amigo, G.P., pasaron la jornada juntos por la zona de Rodiles en la que buscaban una casa para compartir, hasta pasadas las dos de la mañana, hora en la que dijo que el fallecido le llevó a su casa de Oviedo. Ha relatado que se enteró de la muerte de su amigo al día siguiente cuando otro conocido le llamó para decirle que “en la TPA estaba informando la muerte de su amigo”.

Leer más:  La Rede de Normalización Lingüística presenta a la Junta una declaración en defensa de la oficialidad

Ha reconocido que sí estuvieron –él y el amigo fallecido– unos días antes en una armería y compraron cartuchos quedándose él algunos. No obstante ha negado de manera rotunda que alguna vez hubiese visto la escopeta con la que la víctima recibió el disparo.

Sobre la cazadora que la Guardia Civil le localizó con restos de haber realizado un disparo, el acusado ha manifestado que esa prenda se la dio su amigo y la dejó en el coche sin lavar. “Yo jamás he disparado”, ha manifestado el investigado.

DECLARACIONES DE TESTIGOS

Un testigo, amigo del acusado al que tiempo después de lo ocurrido se le encontró la escopeta con la que se disparó el fallecido, ha relatado que el acusado le vendió ese arma la mañana siguiente a la muerte de G.P. y le contó que “iban a dar un palo y que G.P estaba colocado y se enzarzaron en una disputa y le disparó”. “Eso fue lo que el me dijo pero no le creí”, ha añadido.

Leer más:  Los consejeros de Educación de Asturias y Castilla-La Mancha están analizando en colaboración las políticas educativas

También la pareja de este testigo, ha relatado a preguntas del fiscal, que el investigado le contó a su pareja que “había tenido que matar a G.P.” tras una discusión. También ha relatado que al día siguiente de la muerte de G.P. el acusado entregó un arma a su pareja.

AGENTES DE LA GUARDIA CIVIL

Tras el acusado han prestado declaración los agentes de la Guardia Civil que se encargaron de la investigación. Han relatado que el fallecido tenía un conflicto con su ex pareja a raíz del cual tenía que abandonar la vivienda. También indicaron que en el historial del móvil de la víctima había numerosas búsquedas relacionadas con cómo suicidarse.

Ha indicado que el fallecido no presentaba ningún signo externo de defensa ni de lucha, pero tampoco tenía residuos de disparos en las manos, con lo que “el no había disparado”. Si presentaba restos de disparos el acusado en la cazadora que llevaba. Además el teléfono del fallecido no mostraba un desplazamiento a Oviedo antes de morir, por lo que descartaron que hubiese llevado al acusado a su casa.

LOS HECHOS

El Ministerio Público sostiene que el acusado, en el marco de su relación con el fallecido y a petición del mismo le consiguió una escopeta de cañones recortados, aunque no consta que conociese el uso que el acusado pretendía dar a la misma. Una vez que el acusado tuvo el arma en su poder, se citó con el fallecido y ambos estuvieron juntos por diversas localidades de la zona central de Asturias hasta que, sobre las 3.45 horas del 29 de septiembre de 2019, se trasladaron al domicilio del fallecido, situado en Xixún (Siero), y utilizando un cartucho adquirido días antes, bien el propio fallecido, bien el acusado, sin que pueda asegurarse esto último, efectuó un disparo a cañón tocante con la escopeta reseñada contra la cabeza de la víctima, que le causó la muerte.

Leer más:  Tomé se compromete a colaborar en la creación de la próxima ley LGTBI del Principado para combatir la LGTBIfobia en el ámbito deportivo

A continuación, el acusado recogió el arma y abandonó el lugar. Posteriormente devolvió la escopeta a quien se la había prestado, en cuyo poder fue intervenida el 24 de octubre de 2019 en el transcurso de otro incidente.

La Fiscalía pide para el acusado cuatro años de cárcel por un delito de tenencia ilícita de armas prohibidas, en concurso medial con un delito de cooperación al suicidio. En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicita que el acusado indemnice a cada uno de los tres hijos de la víctima con 25.000 euros, más los intereses legales correspondientes.


- Te recomendamos -
Artículo anteriorLa Administración del Principado licita la reparación de hundimientos en la carretera AS265 Samartín – La Riera, por más de 1,7 millones de euros
Artículo siguienteLa implementación de la Zona de Bajas Emisiones de La Calzada será de manera informativa a partir del 2025, hasta que esté operativo el vial de Jove