OVIEDO, 1 (EUROPA PRESS)

El ministro de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030, Pablo Bustinduy, ha dicho este jueves que confía en que pueda llegarse a un acuerdo “satisfactorio para todas las partes” en el Congreso de los Diputados en relación a la Ley de Amnistía.

Antes de participar en un acto en Oviedo, Bustinduy ha sido preguntado por los periodistas sobre si consideraba que había que aceptar la enmienda de Junts de incluir los casos de traición y terrorismo.

Aunque no ha respondido de forma concreta, el Ministro ha explicado que el mandato que surgió en las últimas elecciones generales era, por un lado, solucionar los conflictos territoriales “heredados del pasado y abrir una “época nueva para la política española que apueste por la convivencia y por la superación del conflicto”. El otro mandato, ha añadido, es el de “profundizar en la agenda social”.

Leer más:  El Gobierno está promoviendo la construcción y renovación de alrededor de 1.400 viviendas en Asturias

“Confío en que seamos capaces de poner aparte nuestros intereses particulares en el corto plazo y obremos en favor del interés general”, ha indicado Bustinduy, que ha comentado que la Ley de Amnistía está siguiendo un cauce “modélico”, siguiendo el cauce parlamentario habitual para que todos los grupos políticos expresen sus posiciones.

“Ese cauce seguirá después de la votación de esta semana y, como digo, confío plenamente en que se pueda alcanzar un acuerdo que sea satisfactorio para todas las partes”, ha dicho.

“Creo que en las negociaciones parlamentarias todos los actores deben hacer esfuerzos para alcanzar acuerdos que redunden en el interés general y esa creo que debe ser la actitud que debe imperar”, ha zanjado.

Leer más:  La Carrera Contra el Cáncer Infantil generará cortes de tráfico este domingo

- Te recomendamos -
Artículo anteriorEl número de visitantes al stand de Madrid Fusión en el Principado ha incrementado en un 58%
Artículo siguienteZapico de CCOO solicita que los bancos demuestren mayor compromiso hacia sus empleados y clientes, en vista de sus beneficios “inmorales”