Policía Nacional (Europa Press)

En un hecho sin precedentes en Gijón, Asturias, el Tribunal Supremo ha ratificado la condena contra el propietario de un bar, imponiéndole una multa de 5.040 euros y la obligación de indemnizar con 2.000 euros por daños morales a una mujer que fue víctima de un ataque sexual en su establecimiento.

El incidente ocurrió el 27 de julio de 2017, cuando la víctima, de 29 años, tras consumir varias bebidas alcohólicas en el local, quedó en estado de semiinconsciencia.

La sentencia destaca la gravedad de la omisión del dueño del bar, quien no intervino mientras la mujer era sometida a tocamientos, besos, y otros abusos de índole sexual por parte de otro cliente.

Leer más:  Los organizadores de la manifestación en tractor en Oviedo agradecen el apoyo recibido de la ciudad

A pesar de la evidente vulnerabilidad de la joven, y de haber presenciado gran parte de los hechos, el dueño no tomó medidas para detener la agresión, permitiendo con su pasividad que el abuso continuara.

Esta decisión judicial subraya la responsabilidad de los propietarios de establecimientos en prevenir delitos dentro de sus locales y actuar decisivamente frente a situaciones de abuso, marcando un precedente importante en la lucha contra la violencia sexual.


- Te recomendamos -
Artículo anteriorIzertis gana el premio ‘Inatba’ al proyecto de blockchain más sobresaliente en Europa
Artículo siguienteÚLTIMA HORA | Oleada de robos en Gijón: desvalijan una tienda de telefonía en la calle Asturias