OVIEDO, 2 (EUROPA PRESS)

El esqueleto de Tola, la hembra de oso pardo fallecida en 2018, ya forma parte de la exposición de la Casa del Oso (Proaza). El técnico de laboratorio José Antonio Pis ha llevado a cabo un trabajo de reconstrucción y acondicionamiento de los restos óseos.

El esqueleto está dispuesto a cuatro patas, simulando la postura natural de la osa al caminar. En él se pueden observar los problemas óseos comunes en animales de avanzada edad, máxime cuando esta aumenta en los ejemplares que viven en semicautividad y con alto peso, como es este caso, según han indicado desde la Fundación Oso de Asturias (FOA).

Leer más:  Vox pide a Barbón medidas para disminuir accidentes en las vías

“Tola, junto con su hermana Paca, fue un icono de la conservación del oso en la cordillera Cantábrica. Ambas fueron recuperadas de los furtivos en Cangas del Narcea, en 1989. La imposibilidad de garantizar la supervivencia de las osas en el medio natural propició el acondicionamiento de los cercados oseros de Santo Adriano, en 1996. Fue en 1999 cuando ambos ejemplares pasaron a estar bajo los cuidados de la Fundación Oso de Asturias”, han señalado desde la FOA.


- Te recomendamos -
Artículo anteriorEl enorme Pitufo ahora está situado en la rotonda de acceso al área industrial de Puente Nora
Artículo siguienteBarbón valora positivamente el interés de Queipo por aprender de un alcalde socialista tras su encuentro con el regidor de Siero