OVIEDO, 3 (EUROPA PRESS)

El Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) ha extendido el cribado poblacional de cáncer de cuello de útero al área sanitaria III, que se corresponde con la comarca de Avilés. El programa se dirige a más de 39.000 mujeres que practiquen o hayan mantenido relaciones sexuales.

Las pruebas, que permiten prevenir y detectar este tipo de cáncer en etapas tempranas, podrán realizarse en los centros de salud de Cudillero, La Magdalena, Las Vegas, Llano-Ponte, Luanco, Piedras Blancas, Raíces-Salinas, Pravia, Quirinal, Sabugo y Villalegre-La Luz.

La gerencia del área ya ha comenzado a enviar las cartas de invitación, con un folleto informativo en el que se insta a las mujeres a solicitar una cita en su centro de salud. Avilés es la tercera área sanitaria en la que se pone en marcha este cribado, tras las de Gijón (V) y Langreo (VII). El Sespa trabaja para continuar su implantación en el resto de la red y que pueda estar en funcionamiento en 2024, según ha informado el Principado en nota de prensa.

Leer más:  Queipo (PP) culpa al Gobierno de la "situación caótica" de Itvasa y pide una solución al conflicto

Las pruebas que se realizan en este programa varían en función de la edad. A las mujeres de 25 a 34 años se les practica una citología cada tres años, mientras que a las de 35 a 65 se les realiza una determinación del virus del papiloma humano de alto riesgo (VPH-AR).

Desde agosto de 2022, se ha invitado a participar a 21.130 usuarias, de las que 8.473 se han realizado la prueba; de ellas, 593 fueron positivas en VPH-AR y 313 en la citologia. La edad media de las participantes es de 45 años.

Para poder llegar a más población, el Sespa ha puesto en marcha una medida piloto que consiste en el envío de mensajes de texto (SMS) para ofrecer una nueva oportunidad a las mujeres que no han respondido a la primera invitación. Además, el Servicio de Salud está redefiniendo el circuito para poner en marcha la autotoma de muestras, con el fin de facilitar la participación en el cribado. Actualmente se están definiendo las necesidades técnicas que permitan a la mujer que así lo desee tomar la muestra de VPH-AR en su domicilio.

Leer más:  EDP comienza una campaña internacional para reclutar y contratar expertos

El cáncer de cuello uterino es una enfermedad que se puede prevenir y curar mediante la detección precoz. En este sentido, la participación en el programa permite localizar las lesiones que preceden a la aparición de la patología, lo que facilita su control y tratamiento.

La prevención de esta patología se centra en evitar la infección por el virus del papiloma humano (VPH), para lo que se recomienda el uso del preservativo en las relaciones sexuales, así como la vacunación frente al VPH en los casos para los que está indicada. El diagnóstico temprano de las lesiones ayuda a la prevención y protección.


- Te recomendamos -
Artículo anteriorLa BonoLoto ha otorgado un premio de 52.121 euros en Villaviciosa
Artículo siguienteEsta madrugada, la Policía sorprendió a dos ladrones mientras robaban en una joyería de Gijón