OVIEDO, 11 (EUROPA PRESS)

El Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha utilizado la cirugía robótica de última generación en 294 intervenciones en el Hospital de Cabueñes y en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) en 2023.

Los nuevos equipos de cirugía mínimamente invasiva Da Vinci XI se instalaron en marzo del año pasado y hasta diciembre se usaron en 130 operaciones de urología, 104 de cirugía general, 52 de ginecología, siete de cirugía torácica y una de urología pediátrica. En todas se obtuvieron buenos resultados y en algunas se aplicaron soluciones innovadoras, según ha informado el Gobierno asturiano a través de una nota de prensa.

La tecnología robótica permite llevar a cabo intervenciones complejas con pequeñas incisiones y mayor flexibilidad y control en comparación con las técnicas convencionales, preservando al máximo los tejidos, y facilitando la recuperación.

Leer más:  Llamazares (PP) recurre la sentencia por daños morales al gerente de la Mancomunidad turística de Avilés

La intervención quirúrgica más repetida ha sido la prostatectomía, que consiste en extraer la totalidad o parte de la glándula prostática, y que gracias a esta tecnología produce un menor sangrado, consigue un mejor control de la micción y disminuye el riesgo de sufrir impotencia sexual. También tiene un uso frecuente en la histerectomía (extirpación del útero) y en miomectomías, para extirpar fibromas uterinos.

En todos los casos, el paciente se beneficia de las ventajas del Da Vinci, ya que las intervenciones conllevan menor tiempo de hospitalización, lo que contribuye a la seguridad y bienestar del paciente, un período posoperatorio más corto y un retorno a la vida habitual más rápido.

Hasta ahora, se han acreditado para trabajar con estos robots quirúrgicos de última generación 18 cirujanos del Sespa, más de un centenar de profesionales de quirófano y una treintena de otros servicios, como anestesia, esterilización o mantenimiento. Además, otros ocho se han acreditado como tutores para formar a otros especialistas.

Leer más:  Previsión meteorológica de Asturias para hoy, miércoles día 28 de febrero de 2024

La cirugía robótica se han implantado ya en cinco de las siete especialidades en las que se puede usar esta técnica, de modo que únicamente quedan pendientes las de otorrinolaringología y maxilofacial.

Los dos equipos adquiridos por el Sespa para el HUCA y Cabueñes permiten abordar intervenciones mínimamente invasivas con visión tridimensional. La inversión en estos aparatos ha superado los 13 millones, financiados con apoyo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

Cada uno de ellos cuenta con cuatro brazos y una pluma que permiten efectuar cirugía multicuadrante, es decir, intervenciones más complejas sobre órganos ubicados en cuadrantes diferentes sin modificar la posición del robot ni del paciente.

Leer más:  Moriyón autoriza nombrar una plaza de La Calzada en honor al cantautor Julio Ramos

Estas máquinas posibilitan que el cirujano no opere directamente sobre el paciente, sino sentado en una consola dentro del quirófano. El aparato traduce los movimientos de las manos del profesional en impulsos que se transmiten de forma literal a los brazos robóticos y permiten llegar a zonas de difícil acceso.

La consola proporciona una vista tridimensional de alta definición del sitio quirúrgico aumentada hasta 10 veces, lo que permite al personal clínico trabajar con gran exactitud al mejorar la nitidez, que es superior a la visión humana, y la calidad de imagen de otros dispositivos.


- Te recomendamos -
Artículo anteriorEl Principado afirma ser el líder nacional en la rápida absorción de fondos europeos
Artículo siguienteEl Alcalde de Colunga alerta sobre un problema generalizado en la expansión de la fibra óptica en Asturias