La muestra es la antesala de la llegada de más escualos al equipamiento gijonés

GIJÓN, 29 (EUROPA PRESS)

El director del Bioparc Acuario de Gijón, Alejandro Beneit, ha destacado este jueves la inauguración en el equipamiento gijonés de la exposición ‘Tiburones’, del Museo de Historia Natural de Nueva York.

Beneit, en declaraciones a los medios de comunicación antes de la inauguración de la exposición, ha resaltado que esta ayudará a conocer un poco más a los tiburones que, según él, son animales “imprescindibles” en nuestro ecosistema, al tiempo que se colabora con una institución tan importante, a su juicio, como el Museo de Historia Natural de Nueva York.

Ha destacado, unido a ello, que el Acuario ya cuenta con un “prestigio”, de forma que museos de este tipo se sienten “cómodos” trabajando con ellos.

De hecho, es la primera vez que se hace en Europa esta exposición, si bien es una versión “pequeña” de la que tienen en el Museo de Nueva York. Con esta muestra, asimismo, se intenta dar a conocer que estos animales no son tan peligrosos como se les presupone y, por el contrario, tienen una misión en la biodiversidad.

Se busca, por ello, “quitar mitos y que sean más conocidos”, ha apuntado Beneit. De hecho, ha apuntado que la mayoría no son peligrosos para nosotros pero, sin embargo, muchos están amenazados por los humanos.

Asimismo, ha indicado que la exposición está incluida con la entrada del Acuario y se podrá visitar hasta el próximo 30 de septiembre.

Leer más:  Tomé (G.Mixto) urge al Principado a comprometerse y hacer "todo lo posible" para evitar el cierre de Sekurit

Son paneles informativos sobre los tiburones y muestras de mandíbulas, aunque sí que en los próximos meses vendrán tiburones al Acuario, según el director del equipamiento gijonés, quien ha recordado que cuentan con más de 20 especies de escualos.

Ya durante la presentación de la exposición, Beneit ha llamado la atención como cinco años después de hacerse cargo del Acuario, que pendía según él de “un hilo”, han conseguido mejorar como lo demuestra el “éxito” de esta inaugurar esta muestra.

Ha resaltado, que esta exposición se enmarca en uno de los tres objetivos del Acuario a los que están obligados por ley; conservación, investigación y divulgación. A estos ha sumado un cuarto, que es que están “obligados a emocionar” y que el visitante tenga una conexión más íntima con la naturaleza y que esté dispuesto a cambiar su concepción del medio marino.

Junto a él ha hablado una responsable del Museo de Historia Natural de Nueva York, Alejandra Castellanos, quien ha señalado que han querido contribuir con los esfuerzos de conservación que el Acuario realiza y reforzar la divulgación científica del equipamiento neoyorkino.

En cuanto a ‘Tiburones’, ha apuntado que fue una exposición que se pensó primero y se ejecutó de gran formato en Nueva York en 2022. Según ella, el éxito fue “tan impresionante” que hicieron una adaptación para hacer llegar el mensaje a más personas en el mundo sobre estos animales, sobre los que se quiere acabar con muchos mitos.

Por parte del Ayuntamiento, la vicealcaldesa, Ángela Pumariega (PP), ha agradecido al Acuario todo el trabajo en pro de la conservación, divulgación e investigación del medio marino.

Leer más:  CCOO solicita acciones para evitar infartos en el ámbito laboral

Asimismo, ha destacado que “sin duda” esta exposición va a ser “una parada obligatoria”. La edil ha apuntado que los tiburones han generado “fascinación” siempre. De ellos ha llamado la atención sobre su capacidad de resistir a pesar de todas las amenazas.

Por otra parte, ha incidido en que es la segunda vez que el Acuario gijonés colabora con el Museo de Historia Natural de Nueva York, prueba de una cada vez “mayor relevancia” del equipamiento gijonés. A su juicio, esta exposición “seguro será un éxito y un gran reclamo para la ciudad”.

También ha señalado que el Acuario representa esa mirada al mar que se busca en la ciudad y que el Ayuntamiento quiere recuperar en los terrenos del antiguo astillero Naval Gijón.

A este respecto, ha apuntado que con el proyecto ‘Naval Azul’ se pretende poder ganar terreno para la ciudadanía, sobre todo para los vecinos del Natahoyo, donde se enmarca el solar, que “lo tiene muy cerca y a la vez muy lejos”, ha indicado sobre el mar.

Pumariega ha expresado su deseo a que esta nueva etapa se abra pronto, a lo que ha augurado que puede tener un potencial deportivo, a mayores de lo económico y de espacio para la ciudadanía.

HUMANOS, AMENAZA PARA LOS TIBURONES

En cuanto a la exposición, se podrá conocer la historia evolutiva de los tiburones, anterior a la aparición de árboles, plantas con flores e, incluso, los dinosaurios. Hoy en día, existen más de 540 especies de tiburones, y más de 670 especies de sus parientes más cercanos (rayas, ráyidos y quimeras), que habitan en casi todos los entornos marinos del mundo.

Leer más:  Pumares del Foro opina que los horarios actualizados para los trenes Avril son "ya era hora"

Los visitantes conocerán la anatomía, diversidad y comportamiento de los tiburones y sus parientes a través de encuentros con tiburones tigre, blancos y otros de los más famosos, junto a animales menos conocidos como la raya torpedo, la quimera de nariz larga y el diminuto tiburón linterna enano, que brilla en la oscuridad y cabría en la palma de una mano.

En este sentido, los visitantes podrán disfrutar de una muestra única de las mandíbulas reales y los dientes de muchas especies. Los visitantes también aprenderán acerca de los sentidos de los tiburones, incluido, como en todos los peces, el sistema de línea lateral; que consiste en numerosos sensores de presión dispuestos en líneas en la cabeza y a lo largo del costado de su cuerpo para ayudar a detectar la ubicación de posibles depredadores y presas.

Además, se destaca en esta sección el tiburón hinchado biofluorescente, que brilla intensamente en verde en presencia de la luz solar para identificarse a otros miembros de su especie.

La muestra también pone de manifiesto como cada año mueren muchísimos tiburones a causa de los humanos. A principios de la década de los años 2000, las estimaciones de las muertes de tiburones causadas por los humanos oscilaban entre 63 millones y 273 millones por año, junto con millones de rayas y quimeras.


- Te recomendamos -
Artículo anteriorSenadores del Partido Popular solicitan al Gobierno de Sánchez que “realice y active” las infraestructuras pendientes en Asturias
Artículo siguienteEl feminismo en Asturias marchará por las calles de Langreo el 8M con el lema “Caminando juntas, derribando barreras”