OVIEDO, 6 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Junta General del Principado, Marcelino Marcos Líndez, ha hecho este martes un llamamiento al optimismo y la confianza en Asturias desde el realismo, durante su intervención en el pleno institucional con motivo del Día de Asturias que se conmemora este jueves, día 8 de septiembre.

En la sesión plenaria, el presidente del parlamento autonómico ha incidido en asegurar que su «optimismo» por Asturias es «realista» porque las asturianas y los asturianos no se rinden «nunca», y ha animado a tener «confianza» en la comunidad «desde el realismo» porque Asturias tiene «posibilidades».

«El Día de Asturias debería ser el único día del año en el que los asturianos y asturianas no deberíamos reivindicar nada ante nadie. Creo que es un día para pensar en nosotros, no desde el egoísmo individualista, sino para mirarnos como pueblo, como comunidad, como conjunto. Una mirada desde ese optimismo realista al que antes aludía», añadió.

Marcos Líndez, además, aprovechó el último discurso del Día de Asturias de la legislatura para hacer una mención expresa a la zona rural y apelar al optimismo sobre su futuro.

«Sobre ese futuro, he de reconocerles que soy más optimista ahora que al comienzo de este mandato, a pesar de las crisis que hemos vivido y que aún estamos padeciendo, pero, también, como consecuencia precisamente de ellas, aunque parezca una contradicción. A lo largo de estos últimos años, y probablemente la pandemia haya tenido mucho que ver, muchas personas han vuelto la mirada hacia el mundo rural y se ha reafirmado la importancia de este territorio como garante, entre otras cosas, de la preservación del patrimonio ambiental y cultural, así como, del buen funcionamiento de la necesaria cadena alimentaria, pero también como potencial lugar de acogida de actividades y servicios innovadores, y, sobre todo, como un entorno más seguro, con mayor calidad ambiental y con mejor calidad de vida», ha apuntado.

Así, el presidente del parlamento ha defendido que la zona rural se está empezando a contemplar no como la ‘Asturias Vaciada’ sino como la ‘Asturias de las Oportunidades’. «A nosotros los políticos nos toca crear las condiciones para que así sea, siendo, por supuesto, conscientes de las dificultades; conscientes de que es necesario un cambio productivo que permita dar respuesta a las nuevas expectativas, tanto desde el punto de vista de las oportunidades como de la diversificación económica; siendo conscientes de que cualquier medida adoptada para buscar el desarrollo rural alcanzará sus frutos tras un proceso inevitablemente lento y exigirá un esfuerzo continuo; siendo conscientes de que los objetivos no pueden plantearse en el mundo rural en términos cuantitativos sino cualitativos (calidad ambiental, calidad de los productos, calidad de vida) y siendo todos conscientes- los gobernantes y los gobernados, la oposición y el gobierno- de que la gestión pública rural es muy difícil pues se plantea continuamente el problema de encontrar el equilibrio entre las obligaciones ecológicas y ambientales, las necesidades sociales y la racionalidad económica; un compromiso que nunca se debe dejar a la improvisación sino trazando estrategias coherentes».

Además, se ha referido a la digitalización o conectividad, la burocracia, el envejecimiento y la despoblación y, en general, todo aquello que tiene que ver con el desequilibrio territorial, como las principales demandas que durante sus visitas institucionales le han trasladado desde la zona rural, remarcando que el Reto Demográfico es una cuestión de «igualdad de oportunidades». «Creo que se ha captado el mensaje y considerando que es necesario tener en cuenta la dimensión rural en todas las políticas y medidas que se adopten, se ha dado un paso adelante y tomado iniciativas que invitan al optimismo», ha dicho.

Asimismo, ha remarcado que es fundamental buscar el equilibrio para que una parte de Asturias deje de ser la ‘Asturias Vaciada’ y la otra deje de ser la ‘Asturias Amontonada’.

«Hoy no hay más que futuro, un futuro donde cabemos todos y todas, donde podamos construir una Asturias mejor, una Asturias inclusiva; para ello es fundamental que interactuemos como comunidad y que venzamos el individualismo, la indiferencia y la desesperanza. Todos los grupos de esta Cámara, en estos momentos difíciles pero que invitan al optimismo, deberíamos analizar qué problemas nos unen y no detenernos solamente en los que nos dividen. Todos debemos sumar», ha afirmado.

Con todo, ha apostado por la Asturias «donde las decisiones se toman a través del diálogo, las discusiones y los debates; la Asturias donde la única batalla sea la de las ideas, donde luchemos con argumentos».

«Señorías, esta Comunidad es seria y capaz de cumplir con sus compromisos; está superando las crisis y recuperando la ilusión y la autoestima; tiene ante sí un horizonte despejado de malos presagios y se encamina hacia un futuro de crecimiento y mejora del bienestar. Debemos seguir por este camino histórico que mayoritariamente hemos elegido a lo largo de muchas legislaturas, pero con políticas modernas, buscando reformas y consensos amplios, y no rupturas ni imposiciones sectarias de unos sobre otros. No dejemos que nadie nos desvíe de ese camino», ha argumentado.

Finalmente, el presidente de la Junta General ha animado a la población a creer en sus posibilidades. «Los asturianos y asturianas debemos creer en nosotros mismos porque lo hemos hecho bien y aún lo podemos hacer mejor», ha concluido, deseando «a todas las asturianas y a todos los asturianos, estén en la tierrina o fuera de ella, que sean felices este Día de Asturias 2022».


- Te recomendamos -