OVIEDO, 14 (EUROPA PRESS)

Un joven de 20 años ha reconocido haber sido el conductor del vehículo que, participando en una carrera ilegal en el Polígono del Espíritu Santo de Oviedo, atropelló gravemente a un espectador de la misma. El joven de 25 años que había sido detenido por el suceso, que resultó ser su hermano de 25 años, ha quedado en libertad, pero sigue unido a la causa por simulación de un delito.

Según han informado fuentes judiciales, la magistrada titular del Juzgado de Instruccion 3 de Oviedo, en funciones hoy de magistrada en sustutución ordinaria del número 1, dictó una orden de prisión, provisional, comunicada y sin fianza, por delitos de conducción temeraria con evidente desprecio a la vida, lesiones graves y abandono del lugar del delito.

La magistrada ha tomado esta decisión tras serle comunicadas por la Policía Local de Oviedo nuevas evidencias –visionado de imágenes de cámaras cercanas– relacionadas con el accidente de coche. Le ha tomado declaración este mediodia al joven, con carnet de conducir desde el mes de febrero, quien reconoció ser el conductor.

El joven ha sido trasladado al Centro Penitenciario de Asturias. Acto seguido, la magistrada ha revocado el auto de prisión dictado previamente contra otro hombre, hermano del anterior, que permanecía en prisión provisional.


- Te recomendamos -