GIJÓN, 19 (EUROPA PRESS)

Las entidades que conforman el Consejo de Mujeres de Gijón han mostrado su repulsa por el caso de acoso laboral y sexual prolongado en el tiempo por parte de un capataz de Emulsa, para quien piden mostrar «máxima firmeza en el castigo», así como para quienes guardaron un «silencio cómplice».

Así lo señalan en un comunicado, en el que también han mostrado su preocupación por la «poca sensibilidad» mostrada por una parte del Consejo de Administración ante unos actos «tan graves» para la salud y el derecho al trabajo de las mujeres.

«Hechos de esta gravedad exigen una respuesta rápida y contundente, máxime en una empresa pública», han reiterado. Al tiempo, han mostrado su «solidaridad y apoyo a todas las mujeres que han sufrido el acoso de su jefe inmediato, sin encontrar un canal de denuncia efectivo en el seno de la empresa».

En esta línea, han llamado la atención sobre que las medidas de prevención y tratamiento del acoso sexual que figuran en el Convenio Colectivo y en el Plan de Igualdad de la empresa han resultado «ineficaces».


- Te recomendamos -