OVIEDO, 25 (EUROPA PRESS)

El premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales, el arqueólogo mexicano Eduardo Matos Moctezuma, ha calificado de «atentados» el vandalismo contra obras de arte efectuados por activistas contra el cambio climático.

Con todo, ha animado a protestar contra «lo que está ocurriendo con la Tierra, que es un crimen», pero ha recordado que los ataques a obras de arte «no es la vía adecuada». «No se puede atacar la vida, la creación, hay otras muchas maneras de protestar», ha indicado.

Durante la rueda de prensa celebrada este martes en Oviedo con motivo de su visita para recoger el Premio Princesa, el arqueólogo ha sido interrogado por los recientes ataques en museos europeos en protesta por la crisis climática, entre ellos a la obra ‘Los girasoles’, de Van Gogh, en la National Gallery de Londres.

«Ayer hubo otro atentado de ese tipo, creo que las protestas según el carácter de estas son importantes, tienen una función dentro de la sociedad, pero cuando se ataca obras de arte se está atacando la vida, la creación, y no se puede atacar la vida», ha señalado, para explicar que una obra como ‘Los girasoles’ es «un canto a la vida».

Así, ha rechazado esa manera de hacer activismo, aunque ha defendido que se pueden reclamar medidas contra el cambio climático de una manera «legítima» ya que «lo que esta pasando con el medio ambiente es terrible, estamos acabando con la Tierra».

Por otro lado, ha afirmado que una ciencia como la arqueología permite «conocer el pasado» y eso lleva a «conocernos a nosotros mismos» ya que «estamos conociendo una experiencia humana que viene de milenios atrás y que originó el mundo actual en sus diferentes manifestaciones».

«Conocer ese pasado nos lleva a ver la historia de la humanidad en diferentes lugares y ahí hay toda una enseñanza de la historia, de como surgieron una serie de civilizaciones que aportaron mucho al devenir humano», ha afirmado, para señalar que «la arqueología nos permite entrar en nuestro pasado, es una disciplina que nos lleva a nosotros mismos».

Así, ha sentenciado que una de las grandes enseñanzas de la historia de la arqueología es «ver cómo fuimos, por qué fuimos y que somos ahora». «Aprender del pasado para no incurrir en los errores del presente», ha indicado.


- Te recomendamos -