OVIEDO, 26 (EUROPA PRESS)

La exregatista y emprendedora social británica Ellen MacArthur (Derbyshire, 1976) ha insistido este miércoles en la importancia de prácticas empresariales y políticas que impulsen la economía circular. «A estas alturas está claro que no podemos hacer las cosas como antes», ha insistido.

MacArthur se ha pronunciado en estos términos en una rueda de prensa ofrecida en Oviedo, ciudad a la que ha acudido para recoger el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional.

La economía circular que impulsa MacArthur pasa por un cambio sistémico en la producción industrial para un mejor aprovechamiento de los recursos. Se trata, ha explicado de pasar del actual sistema ‘lineal’ en el que se convierte la materia prima en una cosa y luego se tira como residuo a otro sistema, el circular, que «va a la causa» y con el que se aprovecha todo. Como ejemplo ha puesto la necesidad de poner fin a la contaminación del plástico.

Su empeño, ha dicho, no es algo, que solamente se sostenga en argumentos medioambientales, sino que desde hace años se cuentan con estudios económicos que hablan de ahorros de miles de millones de dólares.

«Tenemos un suministro finito de recursos; si el modelo se agota no podremos seguir», ha advertido, en referencia al sistema lineal que se basa en producir y tirar.

El objetivo no es cerrar de forma brusca las empresas que se basan en el viejo modelo, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo, sino de colaborar con las compañías para generar nuevas oportunidades de trabajo en una economía que será sostenible a largo plazo.

También ha resaltado la importancia de trabajar con los gobiernos y ha considerado necesario un «tratado mundial» en la materia para que no haya problemas de competitividad, dado que el actual es un mundo globalizado. «Necesitamos estar todos en igualdad de condiciones», ha indicado.

Cuando ha sido preguntada sobre cómo atraer a esas tesis a países emergentes en cuya agenda no aparece el medioambiente o la sostenibilidad, MacArthur ha respondido que en muchas ocasiones esos países están más cerca de la economía circular de lo que se cree. El sistema ‘lineal’ es propio de la industrialización que esos países no tuvieron, ha indicado. Antes no se tiraban tanto las cosas, se aprovechaban, ha indicado.

Por ello considera MacArthur que a los países emergentes pueden estar más cerca de lo que la mayoría piensa de la economía circular. «Hay que entender la economía que tienen, es fundamental», ha comentado.

Regatista profesional, MachArthur en 2005 hizo historia al completar la vuelta al mundo en solitario más rápida hecha por ningún navegante. En 2003 fundó la Ellen MacArthur Cancer Trust, que ayuda a jóvenes enfermos de cáncer a superar sus problemas a través de la navegación. En 2010 creó la Fundación Ellen MacArthur, organización sin ánimo de lucro que tiene como objetivo cambiar los hábitos de producción y consumo de la economía mundial y acelerar la transición hacia la llamada economía circular.

La Fundación Ellen MacArthur se ha convertido en un referente en la lucha por una mejor utilización de los recursos, al introducir los principios de la economía circular en la misión de estas instituciones.

Impulsa lo que llama iniciativas sistémicas dentro del proyecto Mainstream, en colaboración con el Foro Económico Mundial. Sus ámbitos principales de investigación y participación son cuatro: la iniciativa de alimentos, que reúne y estimula a los actores clave del sector para hacer sostenible el sistema de producción y consumo de comida; la iniciativa Nueva Economía del Plástico, que persigue la reducción del uso de este material.

En 2017 la Fundación Ellen MacArthur publicó el informe ‘Una nueva economía textil: rediseñando el futuro de la moda’, germen de la campaña Make Fashion Circular, que presentó en 2018, junto con la diseñadora Stella McCartney y el apoyo de otras firmas de ropa, que analiza y promueve la necesidad de la transformación hacia un sistema que utilice mejores materiales, promueva la producción sostenible y fomente la reutilización de recursos dentro del sector textil; y por último, la lucha frente al cambio climático a través de los principios de la economía circular para la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero y otros elementos contaminantes.

Además, la Fundación Ellen MacArthur ofrece una serie de recursos informativos y plataformas educativas como Circulytics, orientado a las empresas, o Economía Circular en Ciudades con claves destinadas a agentes públicos.

Organiza encuentros y actividades de divulgación y formación para difundir sus ideas y objetivos. También publica informes y programas, disponibles de forma gratuita, como la guía Toolkit for Policymakers o el proyecto ResCoM, con el mismo objetivo.

En 2020 políticos, directivos y otras personalidades se unieron a su llamamiento para promover una recuperación económica tras la crisis provocada por la pandemia de la COVID-19 a través de un uso responsable de los recursos y la economía circular.

Más tarde, en febrero de este año, la Fundación lanzó, junto con WWF (Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 1988), una campaña para pedir a los líderes mundiales un gran acuerdo internacional para la reducción de plásticos.

Un mes después, los representantes de ciento setenta y cinco países participantes en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, celebrada en Nairobi (Kenia), acordaron la creación del primer tratado internacional jurídicamente vinculante contra la contaminación por plásticos, considerado por Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de la ONU para el Medio Ambiente, el pacto internacional ambiental más importante desde el Acuerdo de París contra el Cambio Climático (Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional 2016).

MacArthur es miembro del Club de Roma y de la junta de la Plataforma para la Aceleración de la Economía Circular en colaboración con el Foro Económico Mundial. Es Dama Comendadora de la Orden del Imperio Británico (2005) y Dama de la Legión de Honor Francesa (2008). En 2017 la Fundación Ellen MacArthur creó el Innovation Prize para premiar las iniciativas destinadas a la reducción de plásticos.


- Te recomendamos -