OVIEDO, 26 (EUROPA PRESS)

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha calificado de «hito» la ‘Marcha del Hierro’ y ha querido recordar al Ejecutivo central que hoy, 30 años después, los representantes de los trabajadores están exigiendo medidas para que la siderurgia siga siendo una realidad y un motor de la economía asturiana.

Así lo ha indicado el líder sindical en declaraciones a los medios este miércoles en Oviedo, durante la manifestación de recuerdo a la histórica marcha a pie de Asturias hasta Madrid.

Fueron más de 500 kilómetros en 18 etapas en las que participaron 250 trabajadores a los que se les ha querido rendir homenaje con diversos actos coincidiendo con la jornada en que la marcha comenzó su recorrido en el Paseo de Los Alamos, en el centro de la capital, hace justo 30 años.

Una movilización que marcó un «hito» y «un antes y un después», en palabras de Álvarez, que ha querido recordar que la movilización permitió «llegar a acuerdos para que la siderurgia siga siendo una realidad en Asturias».

«Hoy tenemos que exigir medidas para que eso siga siendo posible», ha indicado, para señalado que a pesar de «cuestiones en marcha trascendentes» –como el PERTE o la apuesta por el hidrógeno–, estos son temas que «están por venir y en ese estar por venir tenemos que encontrar instrumentos para que el acero sea la columna vertebral de la industria en Asturias».

En ese sentido, ha recordado al Gobierno central que la reivindicación de hace 30 años «hoy continúa estando presente» y ha incidido en la importancia de la lucha sindical para conseguir avances «y que las cosas mejoren». Por eso, ha llamado a los sindicatos y a la sociedad a movilizarse «porque estamos en tiempos de cambio y las cosas tienen que cambiar para mejor».

Por su parte, el secretario general de UGT Asturias, Javier Fernández Lanero, ha recordado que en la región sigue teniendo peso el sector industrial gracias a movilizaciones como aquella marcha, por lo que la conmemoración de esta jornada era una «celebración de nuestra historia».

Con todo, ha querido recordar que «la situación se vuelve a replicar por el proceso de descarbonización y el proceso de eficiencia energética, pero vamos a seguir reivindicando lo mismo». «Sí a la descarbonización, pero no a costa de reducir la capacidad productiva y echar a los trabajadores a la calle», ha querido dejar claro.

Así, ha afirmado que «el binomio presión-negociación es fundamental» ya que «lo que no nos movilicemos y arranquemos en la calle no nos lo va regalar nadie». «Si hoy Asturias goza de una siderurgia integral es el resultado de muchas luchas y negociaciones», ha sentenciado.

Por su parte, el secretario general de UGT FICA estatal, Mariano Hoya, ha calificado aquel momento como «histórico» al suponer «un cambio de paradigma». «Vivimos un momento parecido en un proceso de transformación digital y medioambiental para Asturias y para España», ha recordado, por lo que ha reclamado al Estado un pacto por la industria a través de una ley.

Si esto no se produce en un plazo corto, ha afirmado, «tendremos que recuperar el espíritu del 92 y volver a salir a la calle». «La pandemia y la crisis ha demostrado que los países con peso de la industria en el PIB soportan mejor las crisis», ha dicho, para explicar que España «no puede ser solo un país de servicios y de turismo, tiene que tener un mínimo de un 20% del PIB industrial, porque genera empleo de calidad y progreso».

Por otro lado, el secretario general de UGT FICA Asturias, Jenaro Martínez Paramio, ha explicado que aquella movilización significo revertir «los planes del gobierno central de reconversión industrial dictados por la Unión Europea». Una situación que ha permitido, ha recordado, que Asturias siga teniendo una industria siderúrgica «muy competitiva, con una media de edad de 40 años en sus trabajadores y que supone para la región el 12% del PIB».

«Salvando las distancias, estamos en un proceso similar por el proceso de descarbonización y necesitamos inversiones para que la actividad y el empleo en la región sigan significando ser un pulmón industrial y un motor de crecimiento», ha sentenciado.


- Te recomendamos -