OVIEDO, 31 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía solicita la condena a once años de cárcel para cada uno de los ocho integrantes del grupo conocido como la ‘banda del Seat León’, acusado de robar en establecimientos de hostelería de Oviedo y en una estación de servicio en Cuyences, abierta en ese momento. La vista oral está señalada el miércoles 2 de noviembre, en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, con sede en Oviedo, a las 10.00 horas.

El Ministerio Fiscal sostiene en nota de prensa que los acusados, junto con otro joven menor de edad penal, accedían a distintos establecimientos públicos de hostelería, preferentemente fuera de las horas de apertura y de atención al público, violentando los elementos de cierre que tuvieran los locales.

El grupo actuaba de forma organizada y coordinada, teniendo cada uno de ellos asignadas unas funciones de labores de vigilancia, traslados en los vehículos, que en ocasiones habían sido sustraídos, y ejecución material de los hechos, manteniendo comunicaciones telefónicas entre ellos antes y durante la ejecución de los mismos.

Así, en la madrugada del día 3 de diciembre de 2019, los acusados, cometieron numerosos hechos desplazándose a bordo de un Seat León, sustraído esa misma noche en Zeluán-Gozón, hecho por el que se sigue el correspondiente procedimiento en los juzgados de Avilés.

En la ejecución de los hechos, la mujer acusada realizaba la tarea de «lanzadera» y/o apoyo, circulando a escasos minutos del vehículo ocupado por los acusados, con el fin de prevenirles sobre la posible existencia de controles policiales o auxiliarles en la huida una vez cometidos los hechos. La acusada conducía un Renault Fluence, a pesar de que carece del correspondiente permiso por no haberlo obtenido nunca.

La Fiscalía indica que, sobre las 04:00 horas del 3 de diciembre de 2019, los acusados se dirigieron a una cafetería de la calle Coronel Bobes de Oviedo y, tras fracturar la luna de cristal, accedieron al interior, donde se apoderaron de 500 euros en billetes de 50 euros, que la perjudicada tenía para el pago del alquiler del local. También violentaron la máquina tragaperras, apoderándose de su recaudación, 607,80 euros, y ocasionando en la misma unos daños cuya reparación ascendió a 2.807,05 euros.

Posteriormente, los acusados se dirigieron a un restaurante en la calle Menéndez y Pelayo y, tras fracturar el ventanal de cristal, accedieron a su interior, donde se apoderaron de los dispositivos de grabación de las cámaras de video vigilancia, de un cajón inteligente con 1.300 euros en efectivo y del cajetín de la máquina tragaperras, 793,60 euros. Causaron daños en la misma por 1.097,78 euros.

A continuación, los acusados se dirigieron a un bar en la calle José Menéndez Carreño-Cuchichi, donde tras fracturar la luna de cristal, accedieron a su interior y se apoderaron de una caja con 400 euros para la lotería de Navidad. Además, violentaron la máquina tragaperras y cogieron 398,30 euros. Causaron desperfectos por valor de 1.686,15 euros.

Seguidamente, sobre las 06:37 horas, los acusados se dirigieron a una estación de servicio en Cuyences, abierta al público en ese momento, y mientras uno de ellos permanecía en el interior del vehículo, en el asiento del conductor, con el motor en marcha y colocado próximo a la entrada del 3 establecimiento, otros cuatro, con la cara cubierta con pasamontañas o similar y guantes, accedieron a su interior.

Uno de ellos se colocó en la puerta en actitud vigilante mientras otros tres, uno con una maza metálica, se dirigieron a los dos empleados y les exigieron la entrega del dinero. Así, uno de los acusados pasó tras el mostrador, golpeó con la maza la madera donde estaba anclado el cajón de la caja registradora y lo arrancó, apoderándose del mismo, así como de las monedas y billetes que tenían para el cambio y que se encontraban en otro cajón abierto al lado de la caja registradora.

A continuación, se dirigieron al almacén donde se encontraba la caja fuerte (así se lo indicó uno de los empleados), aunque no pudieron llegar a ella, ya que el acusado que se había quedado en la puerta les dio aviso para emprender la huida. El total del dinero sustraído asciende a 353,85 euros.

El vehículo Seat León utilizado por los acusados para la ejecución de estos hechos apareció abandonado en la localidad de Llanera el 5 de diciembre. En su interior se encontró una maza de idénticas características a la utilizada en los hechos ocurridos en la estación de servicio de Cuyences, un destornillador, unos guantes y un cajetín de dinero.

Por otro lado, en la noche del 11 al 12 de abril de 2020, los acusados, tras fracturar con una tapa de alcantarilla el cristal de una máquina de vending instalada en el exterior una cafetería en Santullano-Las Regueras, se apoderaron de los productos de su interior, valorados en 100 euros. La sustitución de la máquina por otra supuso unos gastos de 1.200 euros.

Muchos de los productos sustraídos de la máquina fueron encontrados en el interior de un vehículo Volkswagen Golf, sustraído, cuando fue recuperado el día 23 de abril de 2020 estacionado en la calle Francisco Pizarro, de Avilés.

La Fiscalía considera que los acusados son autores de un delito continuado de robo con fuerza en las cosas en establecimiento abierto al público fuera de las horas de apertura por miembros de un grupo criminal, y de un delito de integración en grupo criminal; además, de un delito de robo con intimidación en local abierto al público con instrumento peligroso.


- Te recomendamos -