Los fogones asturianos se desconectarán este martes, 8 de noviembre. El apagado de luces simbólico como protesta ante la situación de «extrema» gravedad que atraviesa el sector debido al alza de precios de la electricidad y el gas.

«Este acto busca visibilizar la situación de vulnerabilidad e incertidumbre que están pasando estos sectores y poner encima de la mesa una serie de iniciativas para hacer frente al problema e intentar salvar empresas y empleos», han destacado desde Hostelería de España.

Así, representantes de hostelería y de comercio se concentrarán en un acto simbólico en Madrid que será replicado en muchas provincias como Granada, Córdoba, Ciudad Real, León, Murcia, La Rioja, Alicante, Almería, Ávila, Sevilla, Lleida, Zaragoza, Teruel, Asturias y Salamanca.

Entre las organizaciones que se adhieren al manifiesto se encuentra Hostelería de Asturias (Otea).


- Te recomendamos -