Una persona llenando un vaso con sidra. EFE
Una persona llenando un vaso con sidra. EFE

La cultura sidrera asturiana va ser finalmente la candidata que va presentar España en marzo de 2023, ante la Organización de las Naciones Unidas (Unesco), para su declaración como Patrimonio Mundial Cultural Inmaterial. Una ratificación por parte del Consejo de Patrimonio Histórico Español en la reunión semestral llevada a cabo en la ciudad de Zaragoza, a propuesta de la Consejería de Cultura, Política Llingüística y Turismo del Principado.

Por segunda vez se escoge a la sidra asturiana como la candidata nacional a la Unesco. Una elección que se ha repetido después de que la anterior elección no pudiera entrar en el ciclo 2022-23.

Además, el Consejo de Patrimonio había designado en 2021 la cultura sidrera como candidata para entrar a formar parte de la Lista Representativa del Patrimonio Mundial Inmaterial, aunque, como señalan desde la región asturiana, «la normativa de la Unesco impidió que fuera evaluada en el ciclo 2022-2023 debido a que establece un cupo anual de 55 candidaturas a estudiar del total de las presentadas, además de conceder preferencia a aquellas naciones poco o nada representadas en una Lista de Patrimonio Mundial Inmaterial en la que España cuenta ya con 20 elementos inscritos», imposibilitando la evaluación en este ciclo.

Esta candidatura es el resultado del trabajo realizado por el gobierno autonómico asturiano que «ha supuesto más de nueve años de trámites que se iniciaron con los preparativos para la declaración de la cultura sidrera como Bien de Interés Cultural Inmaterial, recogida en el decreto 64/2014, de 11 de julio. Posteriormente, el Gobierno de Asturias constituyó un grupo de trabajo, formado por representantes de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Sidra de Asturias, antropólogos, historiadores y estudiosos, que se encargó de desarrollar el expediente técnico», remarcaron desde el Principado.


- Te recomendamos -