OVIEDO, 9 (EUROPA PRESS)

«Un hito, un acontecimiento o un momento histórico» han sido algunos de los calificativos utilizados este miércoles por parte de la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez y el presidente del Principado, Adrián Barbón, tras recorrer por primera vez en tren electrificado la Variante de Pajares.

Ha sido el tramo que une La Robla y Campomanes el que ministra y presidente asturiano, acompañados de una comitiva de políticos, representantes sindicales y periodistas, entre otros, han hecho este miércoles con una duración de veinte minutos y llegando a alcanzar el tren los 160 kilómetros hora, una velocidad que podrá llegar a los 275 cuando la alta velocidad entre en funcionamiento de manera comercial, «si todo va bien en el mes de mayo de 2023».

«Hoy celebramos esta electrificación y en unos meses celebraremos ya la puesta en servicio comercial de la llegada de la alta velocidad a Asturias que es ya una realidad», ha dicho la ministra, que ha reiterado que se trata de «una gran obra histórica que supone un hito para el conjunto de España».

Así ha resaltado que tras 18 años de larga espera estamos ya ante una realidad que permitirá conectar Asturias y Madrid en un trayecto de dos horas y 43 minutos, sin paradas, acortando de esta manera los tiempos en más de una hora y cuarenta minutos. «Estamos impulsando la mayor obra de ingeniería ferroviaria para que Asturias esté cada vez más cerca. Para que todas las personas puedan elegir el tren como medio de transporte más sostenible, cómodo, fiable y seguro», ha señalado la ministra tras concluir el trayecto en pruebas.

Ha destacado la ministra que esta obra es posible tras una histórica inversión cercana a los 4.000 millones de euros de inversión.

«ETAPA DE OPORTUNIDADES PARA ASTURIAS»

Por su parte el presidente del Principado, el socialista Adrián Barbón, se ha mostrado «emocionado» tras el viaje de 20 minutos y ha indicado que ese trayecto le ha servido para «amontonar recuerdos e imágenes relativas a este colosal proyecto de ingeniería».

«Se me han agolpado titulares, protestas, debates políticos, disquisiciones sobre el tipo de trenes que lo podrían utilizar. Este proyecto era una preocupación constante en Asturias», ha dicho Barbón, que se ha mostrado seguro de que esta infraestructura «supondrá el fin del aislamiento de Asturias» y abrirá una nueva etapa de oportunidades.

En este sentido ha manifestado que cuando en el mes de mayo de 2023 se ponga ya por fin en marcha el funcionamiento comercial de la alta velocidad, la misma «revolucionará nuestra forma de relacionarnos con el resto de España».

«Ahora, en estos meses que restan hasta su funcionamiento comercial, es cuando la sociedad asturiana debe valorar las consecuencias del cambio de paradigma que van a vivir nuestras comunicaciones. No exagero con las palabras: el enlace con la alta velocidad revolucionará nuestra forma de relacionarnos con el resto de España. Toca hablar de las posibilidades del corredor atlántico, del impacto sobre la actividad industrial, de la repercusión sobre los puertos de Gijón y Avilés, y de la nueva dimensión turística que se presenta a nuestro alcance», ha manifestado el presidente asturiano.

Adrián Barbón ha aprovechado la presencia de la ministra para volver a exigir la aceleración de las inversiones previstas para la región, «especialmente en materia de comunicaciones y de cercanías ferroviarias».

«Ante todo y todos, Asturias. Porque, como sucede en los largos viajes ferroviarios, a una estación siempre sucede otra. Ahora, la inmediata se llama mejora urgente de la red de cercanías. Y, por seguir con los símiles, aquí el tren tampoco espera», ha dicho.

NUMEROSOS ASISTENTES

A este «histórico» viaje por la Variante de Pajares han asistido, además de la Ministra y el Presidente del Principado, la Delegada del Gobierno, Delia Losa, el presidente de la Diputación de León alcalde de León, Eduardo Morán, el alcalde de León, José Antonio Díez, la presidenta de Adif y Adif AV, María Luisa Domínguez, y el director general de Operaciones de Renfe, José Luis Cachafeiro, así como parlamentarios de PP y de IU; representantes sindicales y de la patronal asturiana entre otros.

Tras el recorrido de prueba, los técnicos han explicado que la variante de Pajares salva el paso bajo la Cordillera Cantábrica y el importante desnivel que existe entre la provincia de León y Asturias. Con una inversión de 4.000 millones de euros, representa un reto sin precedentes de ingeniería y construcción: el 80% de su trazado -50 km, entre La Robla y Pola de Lena- transcurren en túnel.

El proyecto presenta una enorme complejidad técnica, tanto en la fase de obra como en las etapas previas de estudios y proyectos, por las características geotécnicas del macizo que atraviesa -hasta 40formaciones geológicas diferentes- y por la necesidad de aunar losparámetros de alta velocidad y los del tráfico de mercancías en unamisma línea -tráfico mixto-, lo que convierte a la Variante de Pajares en la obra ferroviaria más compleja desarrollada en España.

En su ejecución han llegado a participar de forma simultánea hasta 4.000 trabajadores -en las fases actuales están involucrados unos 400 profesionales- y se han empleado cinco tuneladoras para excavación en roca, 4 de ellas de tipología simple escudo y una de doble escudo.


- Te recomendamos -