Oviedo-Madrid, dos horas y 43 minutos de trayecto y 4.800 millones de euros de inversión. Estas son las cifras de uno de las peticiones más solicitadas por la población del Principado a sus representantes públicos. Si se cumplen las previsiones, a finales de mayo de 2023 se podrá disfrutar de la alta velocidad tras 18 años de trabajos, gran cantidad de trabas geológicas, técnicas y políticas.

La apertura de este tramo de vía evitará el complejo tránsito por la actual rampa de Pajares, caracterizada por pendientes, mínimos radios de curva, una mayor longitud, hasta 61 túneles entre Busdongo y Puente de los Fierros, y climatología adversa, que imposibilita la operativa y las labores de mantenimiento.

«Se trata de la mayor obra de ingeniería ferroviaria realizada. Ninguna me impresiona tanto, por su complejidad técnica, como esta variante de Pajares que traerá, ahora ya sí, la alta velocidad a Asturias», recalcó durante la visita la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez. «Un hito para Asturias, para León y para España«, apuntó por su parte el presidente del Principado, Adrián Barbón. El dirigente político señaló que las diferentes generaciones de asturianos que han crecido con el desarrollo de la planificación y las obras de esta Variante de Pajares.


- Te recomendamos -