OVIEDO, 21 (EUROPA PRESS)

El consejero de Salud, Pablo Fernández, ha manifestado este lunes que el HUCA es el centro donde los trabajadores de Lacera prestan el servicio de limpieza pero no es el lugar en el que se toman las decisiones sobre las condiciones laborales de los trabajadores que las determina la propia empresa. No obstante ha indicado que Lacera está obligada a cumplir las condiciones que se recogen en el contrato firmado con Gispasa y no les consta que no se esté haciendo.

Ha añadido que al Principado no le consta, al menos hasta ahora, que se hayan producido despidos ni modificaciones en las condiciones laborales que supongan un incumplimiento de lo establecido en las cláusulas del contrato vigente entre Gispasa y Lacera, asegurando que el margen de actuación de Salud se centra en velar porque las decisiones adoptadas por la empresa no afecten en modo alguno al servicio que presta ni cualitativa ni cuantitativamente.

En comisión parlamentaria y ante la pregunta del diputado de Podemos, Daniel Ripa, sobre qué medidas va a llevar a cabo en relación a la situación de los trabajadores de Lacera en los centros sanitarios, el responsable de Salud ha manifestado que “entiende y comparte con Podemos el compromiso para con los derechos de los trabajadores y el cumplimiento de las obligaciones contractuales”.

“Estamos muy interesados en que la situación se soluciones y en las competencias que nos atañen nuestro margen de actuación está en la obligación de velar porque las condiciones adoptadas por la empresa no afecten a los servicios que prestan y ese punto le garantizo que somos y seremos exigentes”, ha dicho el consejero.

Fernández ha manifestado que el marco legislativo actual ha abierto las puertas a una contratación pública socialmente responsable donde el respeto a los derechos de trabajadores cobra importancia y en este sentido el sector público debe ser ejemplo de buenas prácticas.

Ha explicado que las movilizaciones de los trabajadores responden “parece ser a reorganziaciones internas de la empresa Lacera”

El diputado de Podemos, Daniel Ripa ha incidido en que son 300 personas que se ocupan de la limpieza del HUCA y que llevan semanas mostrando su situación y protestando ante la decisión de la empresa, que tras recibir 40 millones por parte de la Administración, opta por amortizar 19 puestos de trabajo y se modifican algunos puestos de manera que resulta imposible llevar a cabo las tareas diarias.

Los trabajadores afectados, parte de los cuales han protagonizado una protesta a las puertas del Parlamento, aseguran que las condiciones impuestas por la empresa no permiten llevar a cabo los servicios con la calidad necesaria.

“Los trabajadores piden diálogo a la empresa y esta les dice: esto es lo que hay, hacer lo que creáis conveniente”, ha explicado Ripa, que ha acusado a la empresa de recurrir a las presiones y el chantaje de las empleadas que ya están sobrecargadas de trabajo.

Así considera Podemos que se puede estar hablando de un incumplimiento del contrato de Lacera con Gispasa mientras el Principado “miran para otro lado” después de haberle dado 40 millones de euros. “Le pedimos que actúen, que controlen y con el dinero que ponen exijan a Gispasa y a Lacera que no actúen así con los trabajadores”, ha dicho Ripa.


- Te recomendamos -