Continúa la búsqueda por la desaparición de Sandra Bermejo y este jueves se han cumplido 16 días desde que se perdió el rastro de la psicóloga madrileña de 32 años que trabajaba en Gijón.  La joven era aficionada a la naturaleza, por lo que solía realizar incursiones por los parajes asturianos. Hace casi tres semanas visitó Cabo Peñas, donde estacionó su vehículo, saliendo con su teléfono móvil y desde ese momento se encuentra en paradero desconocido.

Sobre la actual situación se ha pronunciado Juan Manuel Medina, letrado de la familia de Sandra Bermejo, que recalca que la familia baraja como hipótesis de una desaparición forzosa: «la hipótesis del suicidio la descartamos porque yo me reuní con la familia y te aseguro que el perfil de Sandra no corrobora la opción del suicidio. No sabemos si ha sido un accidente, que no lo podemos descartar, pero por una naturaleza empírica de experiencia de estos casos, han pasado demasiados días para que en caso de ser un accidente el cuerpo de Sandra no hubiera aparecido», ha señalado el abogado.

Las últimas informaciones policiales han apuntado a la posibilidad de actuación de terceras personas en la desaparición de Sandra Bermejo, es por eso que los investigadores están mirando las placas de matrícula de los coches estacionados en el aparcamiento de la zona ese día.

Pese a estos indicios, el dispositivo de búsqueda sigue sin descartar ninguna hipótesis. Los trabajos de rescate y las batidas no han parado en la zona en la que desapareció. Por el momento los investigadores no han encontrado ninguna prueba que les acerque hasta Sandra. La geolocalización de su teléfono móvil ha mostrado que la joven no salió del perímetro de Cabo Peñas cercano a l lugar en el que dejó el coche, avivando la posibilidad de un accidente.

Te puede interesar:

- Te recomendamos -