GIJÓN, 25 (EUROPA PRESS)

El Museo del Pueblo de Asturias ha recibido la donación de útiles, publicidad y documentación gráfica de Calzados Chiqui, y de otras tiendas de calzado que pertenecieron a la familia Rodríguez Serrano, de Gijón.

Según una nota de prensa de la Fundación Municipal de Cultura (FMC), una pequeña selección de estos materiales se expone desde este viernes en la recepción del museo.

La donación esta formada por un biombo luminoso con el logotipo y la imagen de Calzados Chiqui, bocetos del diseño de Chiqui, figuras de madera y metálicas recortadas con la imagen de Chiqui vestido de asturiano, Primera Comunión, gladiador, jinete, caballero medieval, estudiante y vaquero, bolsas, encabezamientos comerciales y publicidad, calcomanías, hormas de zapatos, soportes publicitarios de marcas de calzados que se vendían en este comercio.

También incluye un documento que la familia guardaba desde hace décadas: un cheque bancario de 10.900 pesetas, de 1988, firmado por Severo Ochoa que era cliente de Creaciones Monsy.

La donación incluye además la cesión de imágenes de la colección de fotografías de las tres zapaterías que regentaron la familia Rodríguez Serrano, en Gijón.

Según la FMC, estas fotografías permiten conocer la rica realidad del comercio gijonés desde 1950 a la actualidad, documentando los cambios realizados a lo largo del tiempo en sus instalaciones y muebles, la decoración y, por supuesto, los escaparates, que son los protagonistas de muchas de estas imágenes. A este respecto, hay fotografías hechas por Foto Lena, de Gijón.

Calzados Chiqui fue fundada por los hermanos Rodríguez Serrano en la plaza del Parchís, en Gijón. Los hermanos José Manuel, José Luis, José Ramón, Mari Carmen y María Luisa forman parte de una saga dedicada al negocio de la zapatería, que iniciaron sus padres Simón Rodríguez y Rosario Serrano. Comenzaron con Calzados El Capricho y siguieron con Creaciones Monsy, ambas situadas en la calle Corrida.

En el caso de Calzados Chiqui, se inauguró el 23 de septiembre de 1963. El diseño de la tienda fue obra del arquitecto Antonio Álvarez Hevia.

La tienda se hizo enseguida famosa por introducir en Gijón la especialización en calzado infantil, la calidad de sus zapatos, loscolumpios de la tienda y el gran letrero que cubre la totalidad de la fachada del edificio, con un niño en mandilón y un gomeru, que se ha convertido en uno de los iconos del paisaje urbano de Gijón y que fue creado por el ilustrador vallisoletano Conrado Sabugo Calderón ‘Sabugo’.


- Te recomendamos -