OVIEDO, 1 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía del Principado de Asturias ha solicitado 12 años de prisión, entre otras penas y medidas, para un joven de 18 años procesado por agredir sexualmente a una niña de 13. El escrito de conclusiones provisionales de la Fiscalía ya ha sido presentado en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, y el procedimiento fue instruido por el Juzgado de Instrucción número uno de Oviedo.

En nota de prensa, el Ministerio Fiscal explica que, sobre las diez de la noche del 25 de julio de 2019, el procesado, de 18 años en la fecha de los hechos, acudió al domicilio de la menor, de 13 años, con otros tres amigos, a esperarla mientras ella se cambiaba de ropa.

Una vez en la casa, el procesado, que no conocía a la menor, fue a su habitación, entró en ella y cerró la puerta, mientras los otros tres jóvenes fueron directamente al salón a esperarla mientras veían la televisión y escuchaban música.

Una vez dentro de la habitación, el procesado cogió a la menor de las manos y le dijo: “por lo que he oído, quiero enrollarme contigo”, a lo que la menor contestó de forma clara y terminante que se marchara de allí y se sentó en la cama con un peluche sobre las piernas.

Tras varios intentos y las consiguientes negativas de la menor, el procesado le quitó con fuerza el muñeco, llegando a romperlo, le introdujo los dedos en la vagina, quedándose la niña en estado de “shock”. A continuación, el procesado se bajó los pantalones y la ropa interior, y le preguntó “¿con o sin condón?”. La menor le respondió nuevamente que se fuera. En ese momento, el procesado dijo a la víctima que acababa de recibir un mensaje en el móvil alertando sobre la enfermedad de un familiar y se fue de la habitación.

Como consecuencia de los hechos, la menor ha sufrido episodios de agresividad y graves problemas para conciliar el sueño, entre otros. La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de agresión sexual a menor de 16 años, y solicita que se condene al procesado a 12 años de prisión, con inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena, así como las prohibiciones de aproximación a menos de 500 metros y comunicación por cualquier medio con la víctima durante 13 años.

Una vez cumplida la pena privativa de libertad, se impondrá al procesado la pena de libertad vigilada con una duración de 7 años consistente en la prohibición de aproximarse a la víctima, o a aquellos de sus familiares u otras personas que determine el Juez o Tribunal; la prohibición de comunicarse con la víctima, o con aquellos de sus familiares u otras personas que determine el Juez o Tribunal; la obligación de participar en un programa de educación sexual.

Además solicita que se imponga al procesado la pena de inhabilitación especial para cualquier profesión u oficio sea o no retribuido que conlleve contacto regular y directo con menores de edad durante 20 años.

En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicita que el procesado indemnice a la víctima con 20.000 euros por daños morales, más los intereses legales correspondientes.


- Te recomendamos -