La capital asturiana despidió este pasado miércoles entre lágrimas a María de los Ángeles Carrasco, de la de la confitería Rialto, a los 71 años de edad. Carrasco y su marido Paco Gayoso, eran los grandes representantes de la tercera generación de una empresa muy querida en Asturias, que prosigue con su hijo y actual gerente, Francisco Gayoso.

Esta pastelería de referencia en Oviedo inició su andadura en Luarca y posteriormente, en 1926, se trasladó a la calle San Francisco de Oviedo, donde actualmente sigue ubicada. Desde ese momento, ha ejemplificado los valores de trabajo, dedicación y pasión por unos productos de referencia, que han sido exportados a todo el mundo.

Asimismo, el funeral fue celebrado este pasado miércoles, a las 13:00 horas en la basílica de San Juan el Real de Oviedo.


- Te recomendamos -