OVIEDO, 19 (EUROPA PRESS)

La economía asturiana se aproxima al cierre del presente año 2022 con un crecimiento ligeramente inferior al de España (4%) y mostrando síntomas de desaceleración, que previsiblemente se traducirán en tasas interanuales más discretas para los próximos ejercicios (1,1% en 2023 y 1,9% en 2024).

“De este modo la recuperación regional se verá frenada, en línea con el conjunto nacional, situándose Asturias entre las regiones con menor crecimiento esperado para los próximos dos años”, según el informe de Hispalink de diciembre de 2022.

El análisis de Hispalink sectorial permite apreciar claras diferencias entre las distintas actividades de la economía asturiana. Así, la evolución del sector primario en Asturias está siendo desfavorable en el año actual, como reflejan los principales indicadores. La producción lechera acumula hasta octubre una caída del 5,8% y el valor de la pesca desembarcada disminuye hasta noviembre un 3,8%, estimándose una tasa de crecimiento del -13,0% del VAB sectorial.

La evolución de la actividad industrial es clave en el crecimiento económico regional y también en la ralentización prevista para el próximo año. La información coyuntural disponible hasta el mes de octubre confirma el incremento de precios industriales, cuya tasa acumulada se sitúa en 39,9% para el conjunto nacional y alcanza el 69,6% en Asturias.

Si bien el índice de Cifra de Negocios de la Industria mantiene su evolución favorable, “se ha desacelerado durante los últimos meses y la tendencia alcista de los precios podría condicionar las expectativas de las distintas ramas de actividad industrial durante los próximos meses”, señala el informe.

También los indicadores subjetivos anticipan esta desaceleración industrial. El Índice de Clima Industrial (ICI) elaborado para Asturias por SADEI se mantiene en su nivel más bajo desde julio de 2020 como consecuencia del empeoramiento de las expectativas empresariales (según la última encuesta, correspondiente a octubre de 2022, el 99% de las empresas espera mantener la cartera de pedidos y el 96% los productos terminados).

El Índice de Producción Industrial (IPI) elaborado por el INE para Asturias acumula hasta octubre un crecimiento real del 1,9% (por debajo de la media nacional 3,3%). Por ramas, la peor evolución y perspectivas corresponde a los bienes intermedios que acumulan hasta octubre una caída del 5,6% y con una previsión para el cierre del año del -6,1%; las mejores expectativas corresponden a la rama de energía para la que se estima una tasa de cierre de año próxima al 9%.

Para la actividad del metal, el último Informe de Coyuntura Económica y Laboral del Sector Metal de Asturias elaborado por Femetal destaca una importante subida de precios de la industria del metal (13,9% en el primer semestre del año) y la moderación en el crecimiento del sector, con un comportamiento dispar de los distintos productos. Más concretamente, el comportamiento positivo corresponde a la fabricación de productos metálicos y la fabricación de material y equipo eléctrico, mientras el resto de ramas de actividad de la industria del metal han disminuido su actividad productiva en el segundo trimestre del año.

Las previsiones relativas a la actividad constructora de Asturias han sido revisadas a la baja, anticipándose para el año actual una tasa negativa (-1,5%) que previsiblemente irá seguida de un estancamiento en 2023 (0,2%). Los indicadores disponibles para el sector reflejan esta coyuntura adversa y así las ventas regionales de cemento, tras la fuerte caída interanual registrada en septiembre (-21%), acumulan hasta el tercer trimestre un descenso del 7%.

El sector servicios muestra un considerable dinamismo durante el año 2022, por lo que se espera cerrar el ejercicio actual con una tasa de variación interanual del 5,4%. Este buen comportamiento se sustenta principalmente en las actividades ligadas al turismo, que ha cerrado una campaña veraniega con muy buenos resultados. Hasta octubre los viajeros alojados en hoteles aumentaron un 38,5% y las pernoctaciones un 33,1%, estimándose que cierren el año con incrementos en torno al 34% y 30%, respectivamente.

Por su parte los indicadores regionales de transporte también muestran una evolución favorable, destacando sobre todo el transporte aéreo de viajeros que podría cerrar el año con un crecimiento en torno al 70%.

Desde la óptica de la demanda, la evolución del consumo de los hogares en los próximos meses se verá condicionada por el alza de los precios. Hasta noviembre, el IPC acumula en Asturias una subida del 8,7% (ligeramente por encima de la media nacional 8,6%).

El proceso inflacionista está teniendo un importante impacto, entre otros indicadores de consumo, en la matriculación de turismos, que acumula en noviembre una caída del 15,5% en Asturias, significativamente superior al conjunto nacional (-2,7%).

ESCENARIOS DE EMPLEO

Aunque la desaceleración económica prevista a nivel nacional y regional afectará al mercado laboral, no se espera que revierta la dinámica de recuperación del empleo de los últimos meses. De hecho, en España la última predicción de consenso proporcionada por el Panel de FUNCAS (noviembre 2022) anticipa un incremento interanual del empleo de 3,5% para el presente año y 0,9% para 2023, mientras la tasa de paro nacional previsiblemente se situará en torno al 13% ambos años.

Las estimaciones de la EPA para el tercer trimestre del año 2022 muestran incrementos interanuales del empleo nacional (2,6%) mientras el paro estimado se reduce (la tasa interanual es -12,8%, reflejando una caída más intensa que la del paro registrado, -9,7%).

Según la información disponible hasta el tercer trimestre, Asturias muestra “el comportamiento más preocupante en el ámbito de la cornisa cantábrica, ya que acumula hasta septiembre descensos tanto de la población ocupada como de la parada, reduciéndose la ya baja tasa de actividad regional”.

También las perspectivas son desfavorables ya que, a diferencia del conjunto nacional y el resto de la cornisa cantábrica, “el presente año podría cerrarse en Asturias con incrementos del paro estimado, teniendo en cuenta que la referencia del cuarto trimestre de 2021 es una cifra especialmente baja”, sostiene el estudio.

Por sectores, se espera que los comportamientos más favorables del empleo durante el presente año vayan ligados a los servicios (3,8%) y la actividad industrial regional (2,7%) frente al estancamiento previsto para el empleo en construcción y el retroceso del empleo agrario. Para el año 2023 las perspectivas del empleo empeoran en todos los sectores salvo la construcción, situándose la tasa interanual global en torno al 0,6%.

En cuanto al paro registrado, a pesar de la ralentización económica de los últimos meses nuestras expectativas son favorables ya que se espera que a cierre del presente año el paro registrado se haya reducido en media anual un 14,4% en Asturias y un 16,9% en España.

REACCIÓN PRESIDENTE DEL PRINCIPADO

Por su parte, el presidente del Principado, Adrián Barbón, ha manifestado este lunes en su cuenta de twitter, tras conocer los datos del INE sobre crecimiento del PIB español en 2021 por Comunidades Autónomas, que “a pesar de las predicciones de los agoreros, la realidad es que Asturias es de las Comunidades con una mayor tasa de crecimiento del PIB”, con un 5,5% igualando la media nacional.


- Te recomendamos -