OVIEDO, 14 (EUROPA PRESS)

El Gobierno del Principado de Asturias ha completado las labores de rehabilitación de la cubierta de la iglesia prerrománica de Santa María de Bendones en Oviedo/Uviéu con una inversión de 144.152 euros. La consejera de Cultura, Política Llingüística y Turismo, Berta Piñán, y el director general de Cultura y Patrimonio, Pablo León, han visitado este sábado el templo junto a representantes del Arzobispado de Oviedo, los concejales del Ayuntamiento de Oviedo Luis Pacho y Alfonso Pereira, y miembros de la empresa que ha ejecutado los trabajos.

Piñán ha destacado la labor constante de conservación y rehabilitación que el Ejecutivo asturiano realiza, en colaboración con el Arzobispado de Oviedo, “para velar por que la joya indiscutible que representa el prerrománico se mantenga en un estado de conservación óptimo, tanto los propios monumentos, como su entorno para hacerlos más accesibles y garantizar su protección.”

La consejera de Cultura recordó asimismo que el prerrománico tiene asignado en el presupuesto para 2023 medio millón de euros para afrontar intervenciones en la cripta de Santa Leocadia, Santa María del Naranco, San Pedro de Nora, La Foncalada y el proyecto de senda peatonal para conectar Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo en el Naranco. Además, las cuentas de este año recogen una inversión de 300.000 euros para la renovación del área dedicada al prerrománico que el Museo Arqueológico exhibe en su colección permanente.

Los trabajos llevados a cabo en Santa María de Bendones han supuesto la rehabilitación completa de la cubierta, que había sido intervenida en los años 80. Para atajar los problemas de filtraciones al interior que se habían detectado en varios puntos del tejado, se ha procedido a su levantamiento y reorganización completa, procurando el máximo aprovechamiento de los materiales existentes.

Además, se ha dispuesto una red perimetral de drenaje para paliar las humedades por capilaridad que sufren los muros, así como la renovación de los paramentos afectados que se habían desprendido y el ajuste de las carpinterías que se encontraban fuera de servicio.

La intervención también ha afectado a la torre del campanario, un elemento singular. Allí se han realizado obras para garantizar la estanqueidad del agua y evitar las filtraciones y se ha sustituido un falso cargadero de madera que estaba afectado por la humedad en uno de los huecos.


- Te recomendamos -