OVIEDO, 19 (EUROPA PRESS)

La mujer acusada de un delito de abandono de familia porque su hijo de 8 años faltó al colegio sin justificación 95 veces en 2021 ha asegurado este jueves ante el juez que lo hizo por “miedo” a que el pequeño se contagiase de Covid y a su vez lo hicieran sus otros hijos y ella misma que en ese momento estaba embarazada.

“Me enteré de que habían cerrado clases por la pandemia y entonces no mandé a mi hijo por miedo por la salud de mis hijos y la mía que estaba embarazada. En principio no me dijeron que podría ser delito”, ha manifestado ante el tribunal.

La acusada, que ha indicado que no recuerda exactamente cuantos días faltó su hijo a clase, ha asegurado que antes de la pandemia y después de la misma sus hijos estaban escolarizados y acudían al centro educativo, primero en Colloto, luego en Cabañaquinta y ahora en Avilés donde residen.

La fiscal, después de oir a la mujer, mantiene su mantiene acusación por un delito de abandono de familia y pide que sea condenada a cuatro meses y 15 días de prisión, porque dice que los informes de Servicios Sociales son claros y hablan de “absentismo severo y cronificado”. Además, en contra de lo que dice la acusada, la fiscal mantiene que desde el centro escolar se trató de revertir la situación en vano.

El menor dejó de asistir al colegio desde el 21 de enero de 2021, ya que su madre, conocedora de que su hijo se encontraba en edad de escolarización obligatoria y debía acudir al colegio, decidió, sin causa ni motivo alguno que lo justificase, no enviarlo y eso pese a ser advertida y avisada de esa obligación. El menor faltó 99 veces al centro escolar, 4 de ellas justificadas y 95 sin justificar.

Por su parte la defensa de la mujer solicita su libre absolución y destaca que los certificados aportados demuestran que el niño comenzó a acudir de nuevo a clase y de manera regular una vez que la fiscalía le advirtió de las consecuencias del absentismo a la madre.


- Te recomendamos -