OVIEDO, 10 (EUROPA PRESS)

El juzgado de lo contencioso-administrativo número 3 de Oviedo ha suspendido la resolución de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Oviedo por la que el equipo de Alfredo Canteli (PP y Ciudadanos) canceló el proyecto para el Bulevar de Santuyano del anterior ejecutivo local (PSOE-Somos-IU).

La sentencia establece que si el ejecutivo local no podía ejecutar el contrato en los términos pactados, como alegó, el contrato tendría que haber sido anulado en vez de resolverlo, por lo que tuvo que compensar a la empresa que iba a ejecutarlo, UTE Bosque y Valle, con 363.000 euros. Además, la sentencia, contra la que cabe recurso, impone las costas –fijadas en 1.000 euros– al Ayuntamiento.

La anulación de la suspensión del contrato del Bulevar, que afecta a una zona que va de La Monxina a la Plaza de la Cruz Roja, entra también en conflicto con los proyectos presentes del equipo de Canteli para la rotonda de Santuyano, la rotonda de la Cruz Roja y para la margen derecha de la ‘Y’.

Así lo han anunciado este jueves desde el grupo municipal socialista, que llevó el tema a los tribunales después de «estar meses insistiendo en que corrigieran las irregularidades y evitaran los riesgos, obteniendo como respuesta la burla en muchos casos», ha afirmado el portavoz del PSOE, Wenceslao López, en una rueda de prensa junto al concejal Ricardo Fernández.

López ha recordado que los proyectos para las dos rotondas y para la ‘Y’ impulsados por el equipo de Canteli suman 21 millones de euros frente a los 18 que se contemplaban para el proyecto que afectaba a todo el Bulevar. «Por la mitad estamos pagando más», ha señalado, para alertar de los «posibles efectos colaterales» al tener en este momentos dos contratos vigentes para la zona.

En ese sentido, ha calificado la resolución del contrato llevada a cabo por el Ayuntamiento como un «montaje» para acabar con el proyecto del Bulevar y ha recordado que la Junta de Gobierno tardó un año en acordar esa resolución desde que se anunció públicamente «con una foto que salió en todos los medios».

«Nos podemos encontrar con la colisión entre un contrato que no acaba de morir y tres contratos vigentes», ha indicado por su parte Ricardo Fernández, que ha recordado que «si es nulo el acuerdo se cae todo». Además, también ha señalado que si el Ayuntamiento apela esta sentencia «pude complicar más las cosas y hacer más grande el problema».

«Nos encontramos a la puerta un desastre al intentar matar un proyecto por sectarismo», ha afirmado, para destacar la imposibilidad que tenía el Ayuntamiento de declarar nulo el contrato «ya que no existía ningún informe técnico que avalara esto». En ese sentido, ha denunciado la «nefasta gestión» de PP y Ciudadanos que ha llevado a la anulación de muchas de sus decisiones por la justicia ya que «desprecian cualquiera sugerencia o contradicción».


- Te recomendamos -