Asturias está de enhorabuena. El Consejo de Patrimonio Histórico Español ha elegido a la cultura sidrera asturiana como la candidata española para optar a la denominación de Patrimonio Mundial Inmaterial.

El expediente se presentará ante la Unesco en marzo de 2023, momento que abrirá un proceso de evaluación por parte del organismo internacional que durará algo más de un año.

Esta candidatura, que se impuso a varios proyectos presentados por otras comunidades autónomas, es la culminación de un proyecto que comenzó su andadura en 2019 con los preparativos para que fuera nombrada Bien de Interés Cultural Inmaterial.

Eso dio paso a que el gobierno del Principado creara un grupo de trabajo para desarrollar el expediente técnico, en el que estuvieron presentes antropólogos, estudiosos, historiadores y miembros de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Sidra de Asturias.

El Consejo de Patrimonio nombra un candidato cada año y la cultura sidrera ya había sido designada el año pasado. Sin embargo, las normas de la Unesco impidieron que se presentara. Este organismo sólo somete a estudio 55 candidaturas de todas las presentadas. Además, da preferencia a los países que están poco representados en una Lista de Patrimonio Mundial Inmaterial y España cuenta ya con 20 elementos inscritos.

La obtención de este reconocimiento supondría un espaldarazo para actividades agrarias ligadas a la producción de sidra y daría más visibilidad a la región, fomentando el turismo, con el consiguiente beneficio económico para los establecimientos hosteleros y de alojamiento.


- Te recomendamos -