La situación demográfica no es buena en Asturias, esto lo saben propios y extraños. La región del Principado sigue desangrándose informe tras informe y refleja un envejecimiento y abandono, que comienzan a preocupar a instituciones y contribuyentes. El saldo vegetativo de la región del Principado es preocupante con la pérdida de 9.029 asturianos, teniendo dos de cada tres nacimientos de mujeres mayores de 30 años.

El verano de 2022 ha marcado un hito en la comunidad, con la bajada simbólica del millón de habitantes. El Instituto Nacional de Estadística publicó este pasado miércoles las estimaciones de nacimientos por meses hasta octubre pasado y la de defunciones hasta la semana 43 del presente año, teniendo un resultado muy significativo: 412 asturianos nacidos.

Pero el asunto que más preocupa es el de los fallecimientos. Tras el asentamiento de las cifras de covid, el acumulado hasta la semana 43 del año es de 11.373 decesos, la cifra histórica más alta a esta estas fechas desde que se tiene registros. Unos datos alarmantes que han superado al año pandémico con 11.291 decesos.


- Te recomendamos -