Imagen de archivo de una ambulancia. EFE
Imagen de archivo de una ambulancia. EFE

En un lamentable suceso ocurrido en la playa de Las Furadas, en Tapia de Casariego, un hombre de 87 años ha fallecido después de caer desde una altura de entre 8 y 10 metros. La caída, cuyas circunstancias aún no han sido esclarecidas, tuvo lugar en los acantilados de la mencionada playa. Tras obtener el permiso necesario, el cuerpo del difunto fue recuperado por miembros del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), concretamente del parque de bomberos de Barres, quienes lo trasladaron en una camilla especial a lo largo de unos 600 metros hasta el punto donde aguardaban los servicios funerarios.

Leer más:  UGT y CCOO protestarán en el HUCA para exigir el cumplimiento del acuerdo por la 'administración del siglo XXI'

El equipo de emergencias recibió el aviso del accidente a las 17:47 horas, tras lo cual se desplegaron rápidamente al lugar. A pesar de los esfuerzos, el personal del Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU) y del equipo de Atención Primaria de Tapia solo pudieron certificar el fallecimiento del hombre. La operación de rescate contó con la movilización de bomberos y el helicóptero medicalizado del Grupo de Rescate, aunque la intervención aérea fue cancelada tras confirmarse el deceso.

La operación de rescate se prolongó hasta las 19:42 horas, momento en el cual los bomberos pudieron regresar a su base. La Guardia Civil tomó las riendas de la situación para realizar los trámites necesarios relacionados con el levantamiento del cadáver.

Leer más:  Estas son las calles cerradas por la tractorada en Madrid

Para más información y asistencia, se puede contactar con la Guardia Civil a través de su página oficial de Twitter o Facebook. Además, la localidad de Tapia de Casariego dispone de perfiles en redes sociales para actualizaciones y noticias locales.


- Te recomendamos -
Artículo anteriorCasting en Cangas de Onís: Netflix busca jóvenes estrellas
Artículo siguiente¡Advertencia para Asturias! Llega la procesionaria, peligrosa oruga para humanos y perros